Consejos Para el Uso de Prótesis Auditiva Infantil

ID-10033744

Terminología:

Estetoscopio para escuchar; Deshumidificador o secador; Soplador; Retroalimentación; Huggies; Broches de audífonos

Preguntas

¿Por cuánto tiempo al día tiene que usar mi niño/a los audífonos?

¿Cómo sé si los audífonos de mi niño/a están funcionando debidamente?

¿Cómo se cuidan los audífonos?

¿Qué accesorios o herramientas necesito tener para mantener los audífonos funcionando lo mejor posible?

¿Qué puedo hacer cuando los audífonos de mi niño/a silban o hacen ruido?

¿Qué necesito saber con respecto al cuidado de los moldes del oído?

¿Qué puedo hacer para que mi niño/a mantenga los audífonos puestos?

¿Qué tan a menudo necesita mi niño/a ver al audiólogo?

  • ¿Por cuánto tiempo al día tiene que usar mi niño/a los audífonos?

Su niño/a debe usar los audífonos todo el día, todos los días – menos cuando se baña, cuando nada o mientras duerme. Las investigaciones han demostrado que la amplificación apropiada ayuda a madurar el sistema nervioso auditivo, y que la amplificación interrumpida confunde el proceso de aprendizaje del lenguaje, que ocurre en el cerebro. El uso de los dos audífonos durante todas las horas que su niño/a esté despierto/a le dará la mejor oportunidad de escuchar y aprender todos los sonidos a su alrededor.Your child should wear the hearing aids all day, every day – except when bathing, swimming or sleeping. Research shows that appropriate amplification helps the auditory nervous system to mature, and that “stop and go” amplification confuses the language learning process that is occurring in the brain. Wearing both hearing aids during all possible waking hours will give your child the best opportunity to listen and learn about all the sounds around him or her.

  • ¿Cómo sé si los audífonos de mi niño/a están funcionando debidamente?

Es muy importante revisar los audífonos de su niño/a todos los días. Esto incluye escuchar los audífonos y revisar las pilas. Su audiólogo y su maestro/a pueden mostrarle cómo inspeccionar y escuchar los audífonos diariamente. También, observe a su niño/a durante el día. ¿Su niño/a se quita los audífonos más frecuentemente que de costumbre? Si es así, los audífonos quizás no estén funcionando bien, o es posible que su niño/a tenga una infección en los oídos. Si no está seguro de que los audífonos están funcionando bien, lléveselos a su audiólogo para que los revise. Un audífono que no está funcionando bien no le ayudará en nada a su niño/a.

  • ¿Cómo se cuidan los audífonos?

Los audífonos son durables, pero no son indestructibles. Establezca y siga una rutina cada día y cada noche para hacer mantenimiento a los audífonos – quíteselos a su niño/a a la hora de la siesta, y límpielos y revíselos en la noche. Guarde los audífonos en un lugar específico cuando no los estén usando (preferiblemente en un deshumidificador. Vea la pregunta sobre accesorios/herramientas más adelante). Asegúrese de mantener los audífonos lejos del calor excesivo, no los deje dentro de autos calientes, cerca de calentadores o en los alfeizares de las ventanas. No los guarde en el baño y no permita que se mojen. Manténgalos lejos de animales – los perros o gatos pueden morder o masticar los audífonos y los moldes. Mantenga las pilas fuera del alcance de los niños y de los animales, y deshágase de ellas en forma segura. Además, no guarde las pilas en un sitio donde puedan confundirse con medicamentos – las pilas son peligrosas si se tragan. Si su niño/a se traga una pila o cualquier parte del audífono, llévelo/a a la sala de emergencias lo más pronto posible. Es una buena idea cambiar las pilas siguiendo un plan regular. Su audiólogo puede hablarle sobre la duración de las pilas para los audífonos de su niño/a.

 

  •  ¿Qué accesorios o herramientas necesito tener para mantener los audífonos funcionando lo mejor posible?

Su audiólogo debe mostrarle los diferentes accesorios o herramientas que se necesitan para mantener el buen funcionamiento de los audífonos de su niño/a. Algunas herramientas útiles y baratas incluyen: un trapito (para limpiar el audífono y el molde; asegúrese de que esté limpio y seco); un estetoscopio para escuchar (un tubo que se conecta a un molde de oído, para revisar si hay problemas con la calidad del sonido en el audífono, o con los controles y botones del audífono); un probador de pilas; un deshumidificador o secador (un recipiente para guardar los audífonos cada noche y quitarles el exceso de humedad); un soplador de molde (para sacarle la humedad al tubito plástico del molde después de que se lava); y artículos de limpieza, tales como un cepillo y un gancho especial para sacar el cerumen y el mugre del molde. También es importante tener pilas extras. Tenga siempre pilas a la mano o deje algunas en la guardería o escuela de su niño/a, para que puedan cambiarlas, si es necesario, mientras su niño/a está fuera de casa. Su audiólogo puede proporcionarle estas herramientas.

  • ¿Qué puedo hacer cuando los audífonos de mi niño/a silban o hacen ruido?

Este silbido o ruido, que se llama retroalimentación (feedback), ocurre cuando el sonido amplificado se devuelve al micrófono del audífono. Esto sucede cuando el molde no está puesto en el oído correctamente o cuando el molde no se ajusta bien al oído. Trate de empujar un poco el molde para que ajuste bien; algunas veces esto es todo lo que se necesita. Los oídos de su niño/a también están creciendo muy rápidamente y la retroalimentación frecuente puede ser una indicación de que ya necesita moldes nuevos. Además, los objetos colocados cerca del oído (como un sombrero) hacen que el sonido rebote y regrese al micrófono causando la retroalimentación, aun cuando el molde esté bien puesto. Esto ocurre a menudo con los infantes cuando su cabeza está contra la almohada o muy cerca del cuerpo de la persona que los está cargando. Si esto sucede con su niño/a, o si usted tiene cualquier otro problema persistente relacionado con la retroalimentación, póngase en contacto con el audiólogo de su niño/a para tratar de encontrar soluciones adicionales.

  • ¿Qué necesito saber con respecto al cuidado de los moldes del oído?

Es muy importante que los moldes estén bien ajustados y cómodos para que el audífono pueda funcionar lo mejor posible. Para los infantes, los moldes quizás deban hacerse mensualmente. A medida que su niño/a madura y el crecimiento es más lento, los moldes le quedarán bien por un período más largo. Después de unas semanas, puede que el molde tome un color amarillento. Esto es una mancha causada por el cerumen (cera o cerilla) y no es dañina. Usted puede lavar los moldes con agua jabonosa tibia. Use un soplador para sacar la humedad del tubito plástico del molde después de lavarlo. Asegúrese de que los moldes estén completamente secos antes de conectarlos nuevamente a los audífonos. No use nunca un secador de pelo para secar los moldes ni los audífonos. Si el tubito plástico conectado al molde se pone amarillo y duro, esto puede afectar la calidad del sonido o causar retroalimentación. Su audiólogo puede reemplazar el tubito plástico.

  • ¿Qué puedo hacer para que mi niño/a mantenga los audífonos puestos?

Este es probablemente el reto más difícil que los padres de familia enfrentan cuando a un niño pequeño se le ponen audífonos. Los infantes y los niños pequeños se quitarán los audífonos – ¡los niños son curiosos! Cuando su niño/a se quite los audífonos, póngaselos de nuevo y sea constante haciéndole saber a su niño/a que los audífonos tienen que estar puestos. Su audiólogo puede darle “Huggies” (anillos plásticos y delgados que se conectan al audífono y se colocan alrededor de la oreja de su niño/a para mantener los audífonos en su lugar) o broches de audífonos u otoclips (broches con un cordón, que se enganchan a los audífonos y se sujetan a la ropa). Algunas veces puede usarse un delgado gorro de algodón hasta que su niño/a aprenda a dejarse puesto el audífono.

  • ¿Qué tan a menudo necesita mi niño/a ver al audiólogo?

Su audiólogo le dará un plan de citas para las evaluaciones periódicas. Generalmente, los infantes se examinan por lo menos cada tres meses después de la primera cita en que les ponen los audífonos y los vuelven a examinar. Muchas veces ellos necesitan ser vistos mensualmente para obtener moldes nuevos. A medida que su niño/a crece, es muy común que las citas sean de cada seis a nueve meses. Si usted sospecha cualquier cambio en la audición de su niño/a o tiene dudas en cuanto al funcionamiento correcto de los audífonos, debe comunicarse de inmediato con su audiólogo.